LA GUERRA NUCLEAR ANUNAKI.

Antes de su ultima estadía en el planeta y causa de su abandono por presiones de otros seres fue la guerra intestina entre Anunakis.

Numerosas tablillas sumerias con lamentos han sido encontradas y traducidas en los últimos cien años, cubriendo Uruk, Eridu, Ur y Nippur. 

Estas tablillas indican que todas las ciudades simultáneamente experimentaron el mismo fenómeno, sin embargo, no hay ninguna mención de guerra - un tema en el que los cronistas sumerios estaban muy familiarizados, por el contrario, el desastre no apareció como una destrucción sino como una desolación de improviso.

" En la tierra (Sumer) cayó una calamidad, una desconocida para el hombre;

una que nunca se había visto antes,

uno que no podría ser soportada.

Una gran tormenta del cielo...

Una tormenta aniquiladora de la tierra...

Un viento maligno, como un torrente...

Una tormenta arrasadora unida por un calor abrasador...

De día se privó a la tierra del brillante sol, por la noche las estrellas no brillaban...

La gente, aterrorizada, casi no podía respirar;

el viento maligno les agarró, no les concedió otro día ...

Las bocas estaban empapadas de sangre, las cabezas se revolvían en sangre...

El rostro se tornó pálido por el Viento Maligno.

Esto causó que las ciudades fueran desoladas, las casas se volvieron desoladas;

los establos se volvieron desolados, los rediles fueron vaciados ...

Hizo que los ríos fluyeran con agua que es amarga;

sus campos de cultivo crecieron con malas hierbas, sus pastos crecían plantas marchitas."

Uno de los primeros textos sumerios claramente paralelo a la destrucción bíblica de las malvadas ciudades de Sodoma y gomorra por fuego y azufre.

¿Quiénes eran los "adversarios desobedientes", y qué era el "Viento Malvado" que siguió? 

 Un Dios, llamado Erra se comprometió a utilizar fuerza contra Marduk. 

La Epopeya de Erra describe lo que ocurrió después, cuando un furioso Erra salió del consejo de los Dioses con una desafiante promesa:  

"Las tierras voy a destruir, en un basurero las convertiré, las ciudades agitaré, a la desolación los enviaré, las montañas aplastaré, sus animales haré desaparecer, los mares voy a agitar, aquello que abunda en ellos lo haré diezmar, las personas haré desaparecer, sus almas convertiré al vapor, ninguno será salvado..."

La Dioses, encerrados en disputa, le pidieron a Anu  resolver el conflicto.este acordó el uso de siete poderosas armas para atacar a Marduk, pero Gibil, hermano de Marduk, le advirtió del plan de Erra:

"Esos siete, (armas) en la montaña permanecen, en una cavidad dentro de la tierra habitan, desde este lugar con una brillantez saldrán corriendo, desde la tierra al cielo, vestidos con terror".

Un Dios llamado Ishum, que significa "Abrasador", fue entonces nombrado para unirse a Erra en el Mundo Inferior (África) para reunir  armas y entregarlas a sus objetivos.

Después de haber acordado un plan, los dioses entonces llevaron a cabo el devastador ataque, Ishum al centro espacial y Erra a Sodoma y Gomorra:

Ishum fue al monte supremo fijó su curso y los impresionantes siete (armas), sin paralelo, lo seguían atrás. 

Uno de los objetivos de Erra/Nergal era matar a los dos Marduk y Gibil, pero según los textos antiguos, ambos estaban advertidos del ataque contra Sodoma y Gomorra y así escaparon, sin embargo, parecería que Nergal pudo haber hecho otro intento a tan sólo 50 kilómetros al norte, en un incidente separado en la ciudad de Tell Ghassul que fue destruida por completo.

El ataque de Erra no solo destruyó las ciudades malvadas de Sodoma y Gomorra, y los alrrededores sino que también creó el Mar Muerto como se conoce hoy en día.

Esto hizo que los seres vigilantes intervinieran y desterraron a todos esos falsos dioses en un periodo de algunos lustros bajo advertencia que no volvieran a interferir so pena de eliminarlos.

Los efectos radiactivos aun hoy están presentes en toda la zona y esto ocurrió en el 2024 A.C.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LAS TECNOLOGÍAS ALIEN CONFISCADAS EN IRAK.

DESCENDIENTES GENÉTICOS DE ENKI ANUNAKI.

LA MUERTE DE MARTE. Y quienes viven ahi hoy.